sábado, 29 de diciembre de 2012

Arquetipo Diosa-Mujer Hera-Juno


Majestuosa y bella, fue la diosa del matrimonio, se cree que su nombre significa gran señora. Sus símbolos eran la vaca, la vía láctea, el lirio y los ojos de las plumas del pavo real. La vaca era ya asociada a la gran diosa como proveedora de alimento y la vía láctea como reina del cielo. Esto relacionaría a Hera como cercana a la gran diosa
Hera tenía dos aspectos, la poderosa diosa del matrimonio y la arpía celosa y vengativa, Atrajo sobre sí las 
miradas de Zeus Dicen que la luna de miel duró trescientos años, cuando acabó, acabó todo y Zeus volvió a su promiscua vida. Antes que ella había tenido seis consortes y muchos hijos.
Ante la infidelidad, la venganza de Hera iba dirigida hacia la mujer, no importaba si esta había sido engañada, violada o seducida; y hacia los hijos. Zeus engañó a Calixto, Hera la convirtió en osa y dejó que el hijo sin saber la matara. Zeus colocó madre e hijo en el cielo, son la Osa Mayor y la Osa Menor. Para más humillación, Zeus dio a luz a Atenea demostrando que no necesitaba esposa ni para eso.
La rabia y la venganza no eran sus únicas respuestas, a veces se retiraba hacia los confines de la tierra y el mar quedando en la más profunda oscuridad y soledad.
Hera más que otras diosas tiene atributos marcadamente positivos y negativos. Lo mismo sucede con el arquetipo que es una fuerza poderosa de alegría y dolor en la personalidad de una mujer.
Lo primero es el gran anhelo de casarse lo contrario es la incompletud, el dolor es profundo y devastador si esto no se cumple. La necesidad compulsiva de tener pareja, se satisface dentro de una relación seria pero no es completa sin el casamiento, ser “señora de” a través de todo el rito de la iglesia y se siente una diosa el día de su boda, este arquetipo es favorecido por lo cultural, en lo positivo este arquetipo, proporciona la capacidad de vincularse, ser leal, fiel, soportar y atravesar las dificultades que puede tener una pareja.
Sin Hera las mujeres pueden atravesar relaciones cortas y abandonarlas cuando desaparece la magia inicial, es como si faltara algo.
Los significados del matrimonio son tres:
Necesidad interna de estar en pareja.
Reconocimiento externo de ser marido y mujer.
Conseguir la totalidad-matrimonio sagrado-simboliza la unión intrapsíquica entre lo masculino y femenino.
El patrón Hera predispone a las mujeres a desplazar la culpa de su pareja sobre los demás y reaccionar a la pérdida y al dolor con rabia y actividad vengativa más que con depresión.
Para desarrollar Hera, debe ser cultivado conscientemente el instinto de unirse en pareja, para lo que se debe ver la necesidad de contraer un compromiso y tener la voluntad de cumplirlo y
Con independencia de las insatisfacciones que surjan, de todas las diosas Hera es la menos inclinada a pedir el divorcio. Si su marido la quiere dejar por otra, se resiste a oír y lo más probable es que siga considerándose casada y siga sufriendo, creando problemas a los demás y siga sufriendo ella misma. Hera como divorciada fluctúa entre el dolor y la rabia y sigue creyéndose la legítima esposa, su ex marido se sentirá acosado por ella.
Incluso los hijos son parte del rol de esposa y no tendrá mucho instinto maternal a menos que interfiera
Deméter.
Las potencialidades negativas: 
La influencia de Hera es innegable, puede ser la más enriquecedora y también la más destructiva.
• Oprimida u opresora: Este arquetipo suele oprimir a las mujeres ya que si no se casa es un fracaso y si le va mal es incapaz de abandonar un mal matrimonio. Las mujeres Hera critican y condenan a las demás mujeres en especial a las Afroditas. Viven a las mujeres solas o muy lindas como un peligro.
Hay que estar atentas a ver si funcionan en nosotras algunos de estos rasgos
• Síndrome de Medea: Un ejemplo típico de Hera como la mujer vengativa es el de Medea, mortal que llego a matar sus propios hijos por castigar a su marido por haberla traicionado y abandonado Esto si bien no se da literalmente, muchas mujeres traicionan sus valores y lazos familiares por un hombre y si sucede lo del mito tal vez la mujer reaccione destruyendo la reputación de la otra y si su deseo de venganza es aún mayor, que el amor por sus propios hijos

Vías de desarrollo personal:
Entender este arquetipo es el 1° paso para trascenderlo
Matrimonio como crecimiento: El apuro por casarse es una señal para tener en cuenta y haría bien en resistirse hasta conocer bien a su posible marido: carácter, grado de madurez emocional, opinión sobre la fidelidad, compatibilidad. Ya que él determinara que tipo de persona será ella
El matrimonio tradicional, con la tan marcada división de roles, no estimula la totalidad dentro de cada persona
Para no ser víctima del demonio de los celos, una mujer Hera debe plantear este problema a su marido y aprender a confiar en él.
Transformar el odio y el dolor: Por otro lado si forma parte de un mal matrimonio debe liberarse de ser la Hera vengativa, si logra canalizar la energía del enojo en su trabajo, de cualquier tipo que este sea mental o manual, puede servir de instrumento para sublimar la ira y esto es mucho más sano que permitir que la rabia la destruya
Afirmar la posibilidad de reconciliación: Ante la separación, la mujer Hera se niega a creer la realidad y piensa que él volverá. Solo cuando deja de esperar puede comenzar su duelo, recuperarse y continuar su vida.
Reciclarse a sí misma: la posibilidad de un nuevo comienzo es intrínseca también a Hera, de esta forma, si está en una mala relación puede enviudar emocionalmente, abandonando la relación que le causa dolor y vacío. Empezar de nuevo, escogiendo con más sensatez y en un nuevo matrimonio su impulso de ser esposa puede satisfacerse positivamente.
Las diosas de cada mujer Shinoda Bolen
Imagen by Pamela Matthew

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada