miércoles, 26 de diciembre de 2012

Diosa Mujer Ternero de Búfalo Blanco




Cuenta la leyenda que hace muchos años, una tribu de indígenas Lakotas pasaban por una hambruna. La tribu se reunió en círculo y decidió mandar a dos jóvenes exploradores ver si encontraban una manada de búfalos.
Caminaron muchos kilómetros por las montañas de Dakota del Sur y cuando ya estaban cansados de buscar vieron que por el Oeste algo se movía pensando que podía ser un búfalo, mas al acercarse, éste se transformó en una hermosa mujer bellamente ataviada con un vestido de ante blanco, y una pluma de águila en su largo pelo negro y brillante.
Como suele suceder con la naturaleza humana, uno de los jóvenes se dejo llevar por sus instintos eróticos y 

quiso poseer a la mujer. El otro le advirtió que desechara esos pensamientos pues intuía que era una mujer sagrada enviada por el Espíritu.
Ella invitó al joven a unirse a ella, y lo atrajo hacia sí. Al alcanzarla una nube de polvo envolvió a los dos, y el otro joven perdió a los dos de vista. Pero unos minutos más tarde, al desaparecer la nube, sólo quedaba en el suelo un esqueleto lleno de serpientes.
Mujer Cría de Búfalo Blanco habló: “El hombre que, antes que nada, considera la belleza externa de una mujer, nunca advertirá su belleza interior, pues sus ojos están cegados por el polvo. Sin embargo, quien ve en ella el espíritu del Todopoderoso y contempla primeramente la belleza del espíritu y de la verdad, conocerá a Dios en esa mujer; y si ella decidiera yacer con él, ese hombre participará en el goce con mayor profundidad que el primero.“Tú, al mirarme, no te dejaste cegar por mi belleza; por el contrario, tus primeros pensamientos fueron: ¿Quién es esa hermosa mujer? ¿Qué es lo que confiere a su semblante tanto brillo bajo el sol de la tarde? ¿De qué tierra proviene? ¿Qué noticias nos trae? “Por eso amigo, no tengas miedo; también obtendrás lo que deseas.“Tu compañero y tú simbolizáis los dos caminos que pueden elegir los hombres de una tribu. Si buscáis primero la sagrada visión del Gran Espíritu, vereís lo que ve el Creador y descubriréis así que viene a vuestras manos todo cuando de la tierra necesitáis.
Sin embargo, si vuestra primera preocupación es aseguraros de satisfacer los apetitos terrenos y olvidáis el espíritu, morirá vuestro interior. “
En épocas sagradas, la mayoría de los hombres elegían el mismo camino que tú; pero ahora hay muchos que siguen el camino de tu hermano caído. Entonces el joven cazador le preguntó quién era ella. “-Soy el Espíritu de la Verdad,- replicó por último-. Tu pueblo me conoce como la Madre de los Antiguos, pero ya ves que soy joven para que me den ese nombre. Soy la madre que vive dentro de cada madre, la niña que juega con cada una de vuestras hermanas. Soy el rostro olvidado del Gran espíritu. Di a tu jefe que prepare un generoso tipi que albergue a todas las personas de tu campamento. Yo iré en breve. Os enseñaré algunas cosas, sagradas que tu tribu ha olvidado.”
Efectivamente se dice que así fue la aparición de la mujer Búfalo Blanco, en una época en que la nación Lakota estaba perdiendo sus valores espirituales o en el punto en que ya era necesario un paso evolutivo. Es así como las serpientes que roen el esqueleto del joven representan al ser humano devorado por sus propias pasiones.
La historia continúa y la mujer Cría de Búfalo pide al joven que regrese a su pueblo y le diga a su jefe, Cuerno Hueco de Pie, que prepare un tipi ceremonial, porque en la próxima luna se acercaría para entregarles un regalo del Gran Espíritu Wakan Tanka.
"Cuerno Hueco de Pie tras escuchar el relato del joven, se puso a trabajar junto con sus hombres, y montaron un gran tipi para que pudieran reunirse."Cuando aquellas gentes vieron a Mujer Cría de Búfalo Blanco acercándose a ellas a través de la pradera, quedaron asombrados. Esperaban que fuera anciana; sin embargo, parecía una doncella, graciosa como la hierba que ondeaba a su alrededor a la luz del crepúsculo. Su rostro resplandecía con un brillo que recordaba las flores silvestres, los berros y las más finas de las hierbas.
"Descalza como siempre en sus desplazamientos por la tierra, Mujer Cría de Búfalo Blanco entró en la tienda, reflejando en su vestido de ante blanco la luminosa presencia de su espíritu... Sin pronunciar una palabra, caminó lentamente en círculo alrededor del fuego que ardía en el centro del tipi….
"-Siete veces -dijo-, he rodeado esta hoguera con veneración y en silencio. Este fuego simboliza el amor que arde por siempre en el corazón del Gran Espíritu. El pueblo de los sioux es como un único ser. Este tipi representa su cuerpo; el fuego que arde en el centro es su amor. Y el fuego del amor se expresa a veces mediante la sexualidad".
Estas y muchas otras bellas enseñanzas salieron de la boca de la mujer Búfalo Blanco, quien desenvolvió una hermosa pipa de piedra roja que traía envuelta en ramas de salvia. Mientras la sostenía ante ellos les dijo lo que significaba: "El cuenco de la pipa representa la carne y la sangre de la gente Búfalo y de todas las otras gentes que corren por las praderas. El tubo de madera de la pipa representa a todos los árboles y plantas, todas las cosas verdes que crecen sobre la Tierra; las plumas representan a las aves que vuelan en el cielo; el humo que pasa a través de ella representa al viento sagrado, el aliento que eleva las plegarias hacia Wakan Tanka". Les indicó a continuación como sostenerla y ofrecerla a la Tierra, al Cielo y a las Cuatro Direcciones y les dijo otras muchas cosas que no debían olvidar: "La Pipa Sagrada les enseñará el Buen Camino Rojo, el camino del respeto y la unión entre todos los seres que viven en la Madre Tierra, el camino de la oración y el de dar las Gracias por todos los dones que el Creador ha depositado para la vida. Cuando no tengan paz, cuando surja un problema en su nación, fumen esta pipa, pidiendo al creador ayuda y claridad para resolver vuestras inquietudes".
Junto con esta ceremonia de la pipa, la mujer Cría de Búfalo dejo otras siete, completando con ello las ceremonias de la nación Lakota, como las siete vueltas que dió alrededor del fuego
Siete son los caminos, siete los rayos que se dibujan en las cenizas del fuego que nos hará nacer a una nueva vida, como en el mito caldeo de Ishtar.
Ella le habló por última vez a Cuerno Hueco Erguido, el cacique, diciendo: "Recuerda: esta pipa es muy sagrada. Respétenla y los conducirá hasta el final del camino. Las cuatro eras de la creación están en mí, yo soy las cuatro edades, vendré a verlos en cada ciclo generacional. Volveré a ustedes."
La gente la vio alejarse en la misma dirección desde la cual ella había venido. A medida que se alejaba, ella se detuvo y dio vueltas en cuatro ocasiones. La primera vez, se convirtió en un búfalo negro, la segunda en uno marrón; la tercera en uno rojo y, por último, la cuarta vez que giró, ella se convirtió en una blanca ternera de búfalo. Un búfalo blanco es lo más sagrado que uno puede encontrar en la vida.
La Mujer Ternera de Búfalo Blanco desapareció en el horizonte. Alguna vez ella podría volver. Tan pronto como ella se disolvió, aparecieron búfalos en grandes manadas, lo que permitió que fueran sacrificados para que la gente pudiera sobrevivir. Y desde ese día en adelante, sus parientes, los búfalos, proveyeron a la gente todo lo que necesitaban, la carne de su alimento, sus pieles para vestimentas y tiendas, los huesos para sus muchas herramientas.
En este momento de cambio intenso y profundo por el que atraviesa nuestro planeta, cuando ha quedado comprobado que los viejos paradigmas de la sociedad no le ofrecen al ser humano una alternativa para su evolución y crecimiento, los antiguos rituales de algunos pueblos antiguos vienen a darnos la respuesta de como volver a relacionarnos con nuestra Tierra y con nosotros mismos de una manera armoniosa y respetuosa.

La Mujer Búfalo Blanco ha regresado como en los antiguos tiempos para ayudar al ser humano a tomar el Sagrado Camino Rojo del Corazón, el camino del amor por la Tierra de la que todos formamos parte y que ya no queremos seguir destruyendo.
Joseph Caballo Líder tradicional de la Nación Lakota
Imagen by Pamela-Mccabe

1 comentario:

  1. Mi nombre espiritual es Ome Maceualli, que significa: el que ofrenda dos veces, el que sirve a todos dos veces, el que es hombre del pueblo dos veces, el hombre dual. Ome en Nahuatl significa dos , y macehualli hombre del pueblo. Yo soy danzante del sol, y participo de las antiguas sagradas ceremonias laktoas y esta leyenda repleta de sabiduría me hace creer mas en mi vida , en mi camino rojo en Wankan Tanka Tatanka me hace eternamente feliz esta verdad, no solo es leyenda es una verdad. Aho

    ResponderEliminar