viernes, 4 de enero de 2013

Aspectos de la Diosa: X. La Potenciadora


Lo Femenino Potenciador es el concepto más revolucionario que propone la nueva espiritualidad de las mujeres. Y no porque sea algo novedoso, ya que tradiciones y no porque sea algo novedoso ya que, tradiciones nunca del todo desaparecidas (las de los Celtas, por ejemplo) muestran la mujer como transformadora iniciadora e iluminadora del varón, que lo potencia para su renacimiento espiritual a través del contacto con los trasfondos misteriosos de lo femenino universal.
La mujer sostén, como ahora se le llama, en ningún momento ha dejado de existir, y sólo falta que ahora 
aprenda a hacerlo según lo que el universo espera de ella.
La calidad potenciadora de lo femenino resulta insólita y casi incomprensible porque en nuestra cultura los estereotipos se han impuesto demasiado. Que una mujer potencie (es decir, capacite a otro para que desarrolle su propias calidades y s e mueva en la tierra con mayor facilidad) es una especia de ironía demasiado cruel para nuestro genero todavía empeñado en hallar fuerzas para su propia supervivencia.
Sin embargo, la Diosa es también potenciadora. Y esto implica que en lo profundo de la hembra humana en desarrollo hay un factor listo para ir más allá de lo materno nutricio-preservador, y completar esas funciones con la habilidad de preparar al hijo (o al amante, o al ser humano más joven) para que participe activamente de la vida en la tierra como ser potente, es decir, capaz de hacer.
Potenciar es dar empuje para vivir en el mundo con habilidad, aceptación y posibilidad de conciliar opuestos es una vía de servicio de tipo sacerdotal consagrada a canalizar los poderes del espíritu de manera impersonal y generosa. La misma vocación que llevo a muchas mujeres a encerrarse en el claustro patriarcal, solo que practicada en forma libre en el gran claustro del mundo según las propias directivas interiores. No importa si en lugar de monjas en sus oficiantes las llamamos “sacerdotisas de la nueva dispensación” o “chamana de los nuevos tiempos” (como Viki Noble). 

La potenciadora requiere que revisemos las ideas preconcebidas y que en general demos más campo a las posibilidades del femenino ejemplo:
A. Así como existe en el varón un lado sensible, tierno que no tiene porque ser considerado femenino también existe en la mujer un lado vigoroso y fuertemente independiente que no tiene por qué ser considerado imitación del hombre (desarrollo de su identidad solar).
B. La mujer consciente está capacitada para actuar en el mundo de manera efectiva y verdaderamente femenina, sino presente de sus conexiones con el mundo interno donde reside la verdadera fuente del poder hombre (desarrollo de su identidad lunar).
C. La mujer consciente y conectada es canal entre lo visible e invisible, transmitiendo a la materia y a los seres encarnados la sabiduría potenciadora del espíritu (autoconciencia femenina lunar solar, conciliadora de opuestos).
a) ¿Tengo alguna forma de canalizar mis energías acumuladas cuando amenaza abrumarme? ¿cuál es? O ¿cuál podría ser?
b) ¿Suelo asumir responsabilidades o cargas excesivas sin contar con contacto espiritual que me permita reforzar los puntos débiles?
c) ¿Agradezco debidamente a los poderes interiores mis momentos de contentamiento y logros?
d) ¿Tengo en cuenta la dimensión espiritual del amor?
e) ¿Cuando ya no puedo hacer otra cosa, soy capaz de soltar las ideas caducas a que mi yo estaba pegado
“La Diosa en Nosotras” por Ethel Morgan
Imagen sue-halstenberg

No hay comentarios:

Publicar un comentario