jueves, 31 de enero de 2013

Diosa Yemanya



Madre Agua, Estrella del Mar, Yemayá es la protectora de las mujeres. Sus poderes curativos se realizan en las grandes aguas, su energía poderosa durante el flujo y reflujo de las dificultades de la vida.

MANTRA
* Alimentación

PIEDRAS PRECIOSAS
* Lapislázuli, aguamarina, turquesa (piedras claras azules), perla, coral, la madre-de-perla (origen oceánico)

AFIRMACIONES
* Yo expreso mis necesidades
* La libertad es un derecho de nacimiento que disfruto
* Yo libero mi ira, abrazo la alegría
* Otros reconocen mis necesidades y las cumplen
* Me conecto con mis necesidades, y dejar que se sepan
* Mi cuerpo es un templo, y oh qué hermoso  templo que es!
* Mi cuerpo es un placer, un templo y un tesoro

Su Historia
África Occidental, brasilera y afro-caribeña Yemaya es la diosa Madre Agua, orisha de los océanos. Ella representa el amor de la madre y de los asuntos de las mujeres - la fertilidad, los niños, el parto, el hogar y la familia. Ella es la diosa misericordiosa de creación y protectora de las mujeres durante la concepción y el parto, y de los niños durante su infancia. Ella es el océano profundo de confort para los necesitados.
Las Deidades africanas (orishas) suelen estar representados por corrientes, remolinos de imágenes de color y movimiento, que representa las energías elementales, más que una imagen antropomórfica. La energía  de Yemayá se representa con un remolino  azul cielo, blanco y color plata. En otras imágenes, ella es una sirena o una mujer hermosa.
Yemaya produce y protege la vida a través de todos los altos y bajos, incluso durante las peores atrocidades que se pueden tolerar. Ella recuerda a las mujeres a tomar tiempo para sí mismas, para alimentar sus propias necesidades y respetar su posición merecida en la vida.

Su Energía Moderna
Si Yemaya os habla hoy, pregúntate, ¿quién o qué es lo que está tomando todo tu tiempo y energía? Que problemas estás tratando de arreglar a costa de tu propia energía vital? ¿Y por qué estás tratando de solucionarlos? (Véase la aprobación?) Yemaya no pide que venzas  ni domines la fuente de tus problemas, pero en su  lugar si que aprenda a bailar con el flujo y reflujo de la inevitabilidad del ciclo de vida.
Yemaya te da permiso para darte un capricho, y durante una semana por lo menos, retirarte de ser  la "reparadora", la "cuidadora". El mundo no se acabará si te retiras a cuidar de tí misma durante un tiempo.

Vuelve a conectar con tu Yemaya interior
Pasa algún tiempo esta semana la construcción de un santuario dedicado a Yemayá, con artículos de origen oceánico (especialmente la concha), objetos de cristal y plata, y símbolos para representar la luna y las estrellas.
Un sábado, disfrutar  sandía y preparar su propio té de hoja de frambuesa (esto llevará alrededor de dos semanas para preparar).
Té de hoja de frambuesa: atar hojas de cultivo ecológico de frambuesa en un grupo y colgarlas  en un lugar cálido y oscuro hasta que se sequen. Pele las hojas, deshágalas en  su tetera o taza favorita  y ya está la infusión de Yemayá. Tómate tu tiempo para tomarla  - cancela citas y otras demandas de tu tiempo, y déjate verdaderamente, puramente, "estar" en el momento!
Por otra parte, en luna llena, invoca la energía de Yemayá por "Drawing Down the Moon". Aquí hay una sugerencia como está en el libro Ffiona de Morgan, "La espiritualidad de la Diosa". Este ritual se puede hacer como un ritual privado con uno mismo, de preferencia al aire libre bajo la luna llena. (Si no es posible salir a la calle, usted puede sentarse o estar de pie frente a una ventana con vistas a la luna, con los rayos de la luna que brillan sobre ti.)
Empieza por cantar 'Ma', 'Yemaya', o 'Luna' durante cinco o diez minutos, para aumentar la energía de la luna hacia abajo. A continuación, coloca tus manos con las palmas mirando hacia la luna, los dedos índices y pulgares tocándose, formando el triángulo sagrado, o el signo del yoni. Separa los dedos lo más amplia posible, por lo que son receptores de energía de la luna.
Después de cantar para elevar el poder, concentra toda tu energía y tu visión sobre la Madre Luna y extraer su energía hacia abajo en su cuerpo. Mueve las manos, si lo deseas, los brazos extendidos- adelante arriba y atrás posición a tu corazón y de vuelta adelante hacia la luna. Después de unos minutos de la celebración de sus manos hasta la luna, se puede sentir un hormigueo en ellos. Esta es la energía mágica. Esto puede tomar de 15-20 minutos, pero puede tomar más o menos tiempo, no hay reglas. Estas son algunas de las canciones y cantos a la Luna:
"Yemaya, oh Lo Do, Do Mi Agua Mín O"
(repetir una y otra vez)
"Luna, Luna, Luna en mi mente, creo que voy a volar"
(repetir una y otra vez)
Ritual de ducha simple
En primer lugar, reúna en su ducha las herramientas rituales. Usted necesitará una barra de jabón (elija uno que sea especial para usted por el olor o lo que sea), una toalla grande, blanco esponjoso, 3 velas votivas blancas o pilares y el incienso favorito. Escoja un CD relajante de para poner.
A continuación, colocar las velas, poner en el CD y encender el incienso. Cuelgue su toalla cerca. Tome 5 respiraciones profundas, centrándote, y conectándote a tierra antes de empezar.
Toma el jabón y talla una estrella de cinco puntas en ambos lados de la jabón. Pregunta por el sentido y la presencia de la Diosa. Sostén la barra en el aire y di estas palabras:
Madre Diosa,
Bendice este jabón que has ves
Jabón para hacerme pura y limpia.
Al retirar todo el polvo y la suciedad
Protege mi cuerpo todo el tiempo.
Bendita seas.

Colóquelo en la ranura de jabón.
Por último, toma cada vela y esculpe un pentáculo o runa protectora de un lado. Toma las tres velas en tus manos y repite estas palabras:

Las velas que iluminan el día de hoy,
Mantengan lejos todos los pensamientos malignos.
A medida que el agua me lava,
Queme toda la negatividad. Bendita seas.

Besa cada vela y luego enciéndelas. Ahora ya estás lista para la ducha.
A medida que el agua corre sobre ti visualiza que todo el estrés, la tristeza y la preocupación se lavan, las burbujas te  limpian de la suciedad,  dejando tu piel con un resplandor blanco brillante a tu alrededor. Esto te hará sentir fuerte y protegida durante todo el día. Agradece  a la diosa por su presencia y guarda todas las herramientas  para la próxima vez.
¿Qué haría Yemaya?
... Si estuviera en tu situación Ella  preguntaría, "los problemas de quien estás  tratando de arreglar a costa de tu propio bienestar?"

Ella dejaría de ser la “reparadora”y  se ocuparía de sí misma por un tiempo. Y, como se la conoce como la Madre Agua, a ella le encantarían actos  auto-nutricios en o cerca del agua.
El amor y el deleite
Anita Revel

2 comentarios: