lunes, 22 de julio de 2013


¿Cómo puede una hija inconsciente del patriarcado continuar su búsqueda hacia la iluminación? Careciendo de un modelo de identidad, ¿cómo puede una mujer llegar a realizar su verdadero Ser?
Según un estudio que hice sobre el ego de las mujeres, las respuestas a estas preguntas se hallan en “la niña interior”. La niña animosa, juguetona y satisfecha de 7, 8 o 9 años, que toda mujer lleva en la memoria como
 piedra de toque de la mujer que puede llegar a ser. En las generaciones anteriores, las experiencias restrictivas que nos vinculaban al ideal femenino nos hicieron perder nuestra conexión con esta niña. Hoy día, el comportamiento opuesto –la mujer actuando como un hombre– amenaza desviarla. Sin embargo, a pesar de estos factores negativos, algunas mujeres están redescubriendo esta primera identidad de la infancia. Las que llegan a hacer el círculo completo hacia ésta, encuentran en la niña olvidada una llave para desbloquear el Ser esencial de la mujer.
En la alianza entre la niña que posee la iniciativa y la mujer que conoce su potencialidad de generar, reside la fuerza creativa que necesitamos para llegar a ser plenamente nosotras mismas, y para hacer de esta cultura lo que tan desesperadamente se necesita. La realización de la evolución humana depende de que seamos capaces de recorrer el circuito hasta la niña interior y de conducirla hasta la mujer adulta.
En la alianza entre la NIÑA que posee la iniciativa y la MUJER que conoce su potencialidad de generar, reside la fuerza creativa que necesitamos para llegar a ser plenamente NOSOTRAS mismas, y para hacer de esta cultura lo que tan desesperadamente se necesita. La realización de la evolución humana depende de que seamos capaces de recorrer el circuito hasta la niña interior y de conducirla hasta la mujer adulta.

Emily Hancock. "Ser Mujer" (edición a cargo de Conni Zweig)
Resumen de Shakti. Reverenciando Nuestra Divinidad
Imagen James-Jean

No hay comentarios:

Publicar un comentario