miércoles, 3 de julio de 2013

La sombra

¿Quién no ha sentido, en un momento u otro, una amargura, ira, egoísmo, envidia y orgullo,sin poder decir qué hacer con eso, o cómo soportarlo, ‘surgiendo en él sin su consentimiento, recubriendo de tinieblas sobre 
todos sus pensamientos, y luego igual de rápido, alejándose de nuevo, ya sea por la alegría del sol o del aire, o algún accidente agradable, y a veces otra vez retornando súbitamente sobre él? Estas son suficientes indicaciones para cualquier hombre de que hay un huésped oscuro dentro de él, escondido bajo la cubierta de carne y sangre, a menudo arrullado y dormido por la luz mundana y las diversiones, sin embargo tal a voluntad, pese a todo, se muestra.
Es extremadamente bueno y benéfico para nosotros descubrir este oscuro, desordenado fuego de nuestra alma, porque cuando se lo conoce correctamente y se lo confronta correctamente, puede tanto ser convertido en el fundamento del cielo como lo es del infierno.”
William Law,
Imagen Christian Schloe

No hay comentarios:

Publicar un comentario