lunes, 9 de diciembre de 2013


LA TERCERA TAREA CHAMÁNICA VACIAR la mente para vivir el PODER DEL VERDADERO CONOCIMIENTO
SANANDO EL CICLO DEL NACIMIENTO EJERCICIOS

Los siguientes son algunos ejercicios de escritura que nos pondrán en camino:
Empezar una historia de vida, comenzando por la gestación. ¿Qué nos han contado? ¿Qué podemos descubrir acerca de las circunstancias en que fuimos engendrados? ¿Nuestros padres estaban profundamente enamorados? ¿Eran jóvenes, mayores, felices? ¿Estaban cansados o asustados? ¿Eran desconocidos, o como si lo fueran? ¿Somos fruto de un momento inconsciente de pasión, ignorancia, hostilidad, o de una agradable sorpresa, de un acontecimiento deseado y hasta "planificado"? ¿Cómo eran 
el espermatozoide y el óvulo que nos dieron el ser? Podemos utilizar carbonilla, colores u óleo para visualizar nuestra concepción y hacer un dibujo que sea la primera página del diario de vida.

2. Pensemos ahora en el tiempo que pasamos en el vientre materno. ¿Cómo era habitar su cuerpo? ¿Estaba nuestra madre relajada, feliz, asustada, tensa, resentida? ¿Cuáles eran las circunstancias de su vida en aquel entonces? ¿Trabajaba fuera de casa? ¿Cuidaba a nuestros hermanos o a otras personas?¿Sufría algún tipo de estrés? ¿Era feliz o desdichada en larelación con nuestro padre? ¿Estaba sola? Podemos describir esto desde el punto de vista materno y luego desde el nuestro. Acto seguido, continuamos con el nacimiento. ¿Nacimos en un hospital? ¿El parto fue por vía baja o por cesárea? ¿Hubo complicaciones? ¿Resultó difícil para la madre? ¿Estaba sola, aparte de las enfermeras y los médicos? 
Enseguida, describamos nuestros primeros meses, y nuestros primeros años de vida, hasta que fuimos a la escuela. Entrevistemos a nuestros padres, hermanos, hermanas, tíos y tías. Repasemos los álbumes de fotos. Resulta increíble cuán abundante es el cuadro que se puede formar para descubrir la verdad de nuestros primeros años.

3. Realicemos una secuencia de retratos escritos de nuestra madreen diferentes épocas de su vida y desde varios puntos de vista. Cuando era joven, cuando nacimos, cuando íbamos a la escuela, cuando dejamos la casa paterna, cuando formamos nuestra propia pareja, y ahora. Podemos escribir desde nuestro punto de vista, desde el de nuestro padre, desde la perspectivade un biógrafo imparcial e independiente. Incluso intentemos desde la perspectiva del universo, como la madre universal, la quintaesencia, la personificación del arquetipo de la Madre.

4.-Leamos estos retratos en voz alta y prestemos atención a las suposiciones, las creencias y los juicios que se esconden entre líneas. Desenredemos la trama tácita de nuestras percepciones y examinemos sus elementos con valor y cariño.¿Qué es verdad? ¿Qué es falso? ¿Qué actitud deseamos adoptar aquí y ahora?

5.-Escribamos una serie de diálogos con nuestra madre acerca de los temas que más nos interesan. ¿Qué le diríamos o preguntaríamos? ¿Qué preguntaría o respondería ella? Sigamos hasta que ya no quede nada por decir .Otra rica vía de descubrimientos para liberar la mente se halla en la meditación. Podemos lograr nuevos conocimientos acerca de la relación con nuestra madre y hacer más intenso el vínculo nutriente contemplándola de diversas maneras.

Gabrielle Roth Enseñanzas de una chamana urbana

No hay comentarios:

Publicar un comentario