martes, 22 de abril de 2014


"Para que las mujeres seamos realmente amigas, tenemos que dejar de lado la competitividad sospechosa entre nosotras en la que nos han educado. Tenemos que ir más allá de ver en las demás mujeres competidoras que buscan las «golosinas» (los hombres y la atención y validación masculinas). Tenemos que estar abiertas a la posibilidad de que por el hecho de ser mujeres tenemos intereses comunes y experiencias que han de ser compartidas. Para hacer esto, tenemos que estar dispuestas a trascender nuestra educación 
y nuestro entrenamiento de separatividad, y así podemos saltar el abismo y volvernos libres de ser nosotras mismas en nuestro trato respectivo.
Una vez que hemos dado el salto, encontramos una riqueza y profundidad en nuestras amistades femeninas que simplemente no pueden producirse con los hombres. Nos encontramos diciéndonos una y otra vez, «lo sé», «lo sé». Es al «afirmar nuestra liberación» del viejo lavado de cerebro cuando vamos hacia la amistad y la hermandad entre mujeres.
Aunque se me ha dicho lo contrario, necesito amigas mujeres."
Anne Wilson Schaef
Meditaciones para mujeres que hacen demasiado
Imagen : Heather Shirin

No hay comentarios:

Publicar un comentario